Acceso a la Historia Social. ¿Se la tengo que dar al ciudadano/a?

A raíz de la consulta que hizo una compañera al Gabinete, abrimos una encuesta en Instagram para conocer la opinión de colegas de profesión.

La consulta era la siguiente: “Quiero resolver un conflicto profesional; trabajo en un Centro de Salud de Atención Primaria, cuando un paciente me pide la Historia Social, se la doy. Sin embargo, la compañera del Centro de Servicios Sociales que también interviene en el caso se niega a facilitársela ¿Sabéis si hay alguna ley o norma que avale esta negativa?”.

En el Gabinete teníamos la respuesta clara, sin embargo, quisimos hacer ese testeo y este fue el resultado: Del total de personas que participaron un 58% SÍ se la daría y un 42% NO.

Para no enredarnos en aspectos subjetivos, nos hemos ido a las diferentes normas que hay de cara a justificar nuestra respuesta.

Primero diferenciamos, que mientras que, en el ámbito sanitario, este tema esta legislado directamente a través de la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica, en el caso de los Centros de Servicios Sociales, no hay una única norma sino varias, siendo todas ellas recomendaciones no vinculantes:

  • Código Deontológico de Trabajo Social (9 de junio de 2012)

  • Ley 11/2003 de 27 de marzo, de Servicios Sociales de la Comunidad de Madrid.

  • Resolución de 5 de agosto de 2005, de la Dirección de la Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid, por la que se aprueba la Recomendación 1/2005, de 5 de agosto, de la Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid, sobre Archivo, Uso y Custodia de la Documentación que compone la Historia Social no informatizada por parte de los Centros Públicos de Servicios Sociales de la Comunidad de Madrid (ya derogada por la desaparición de la Agencia)

  • RECOMENDACIÓN 1/2008, de 14 de abril, de la Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid, sobre el Tratamiento de datos personales en los Servicios Sociales de la Administración de la Comunidad de Madrid y en los Servicios Sociales. (Sustituye a la anterior)

  • Documento emitido por el COTS-Madrid: “La Historia Social herramienta de Trabajo Social” (2018)

Del Código Deontológico, extraemos

  • Preámbulo: “Historia social. Documento en el que se registran exhaustivamente los datos personales, familiares, sanitarios, de vivienda, económicos, laborales, educativos y cualesquiera otros significativos de la situación socio-familiar de una persona usuaria, la demanda, el diagnóstico y subsiguiente intervención y la evolución de tal situación”.

  • Art. 53.3: “De Cesión de información y advertencia de confidencialidad: El/la profesional del trabajo social, siempre que remita o traslade información indicará por escrito, si fuera necesario, al receptor/a, que ésta es confidencial y que solo puede utilizarse para el fin solicitado, pudiendo existir responsabilidad en caso contrario. En toda circunstancia se atendrá al principio de prudencia en el manejo y cesión de la información. Evitará por ello comentarios y coloquios acerca de información sobre los/las usuarios/as en espacios públicos, abiertos o faltos de intimidad”.

De la Ley 11/2003, 27 de marzo:

  • Art. 4 g: “A la confidencialidad respecto a la información que sea conocida por los servicios sociales en razón de la intervención profesional, y a conocer la información existente en su historia social”

De la Resolución de 5 de agosto de 2005:

  • La Ley 8/2001, de 13 de julio, de Protección de Datos de Carácter Personal en la Comunidad de Madrid (en adelante LPDCM), recogen sobre el responsable del fichero, éste es quien decide sobre la finalidad, contenido y uso del tratamiento, por lo que, en principio, la responsabilidad del archivo y gestión del fichero de historias sociales será de la dirección del Centro Público de Servicio Social, ello sin perjuicio de que, en aquellos centros con usuarios residentes o que atiendan a un número suficiente de usuarios bajo cualquier modalidad, la gestión y custodia del fichero pueda encomendarse a una unidad, departamento o servicio específico dentro de cada uno de ellos.

  • Los trabajadores sociales, como profesionales de referencia de los Centros de Servicios Sociales de Atención Primaria, tal y como recoge la Ley 11/2003, de 27 de marzo, de Servicios Sociales de la Comunidad de Madrid, tendrán también responsabilidad sobre el correcto archivo, uso y custodia de toda la documentación que compone la historia social.

De la Recomendación 1/2008, de 14 abril:

  • Artículo 5. Derecho de información en la recogida de datos sociales

  • 5.1. Los organismos de Servicios Sociales que recaben datos personales para la gestión de las prestaciones sociales deben informar a los usuarios, cuando se proceda a la recogida de sus datos personales, en los siguientes términos:

  1. De la existencia de un fichero o tratamiento de datos de carácter personal, de la recogida de éstos y de los destinatarios de la información.

  2. Del carácter obligatorio o facultativo de su respuesta a las distintas preguntas que les sean planteadas.

  3. De las consecuencias de la obtención de los datos o la negativa a suministrarlos.

  4. De la posibilidad de ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición.

  5. De la identidad y dirección del responsable del fichero.

Del documento elaborado por el COTS-Madrid:

  • Recomendaciones sobre el derecho de los/las usuarios/as.

  1. XX. El/la usuario/a tiene derecho de acceso a la documentación de la Historia Social. Dicho procedimiento debe ser regulado de manera que se garantice la observancia de los derechos (en la actualidad, aunque la Ley de Servicios Sociales reconoce el acceso a los datos contenidos en la Historia Social, no está regulado). En todo caso dicho acceso no podrá ejercitarse en perjuicio del derecho de terceras personas a la confidencialidad de los datos que constan en ella recogidos en interés del/de la usuario/a, ni en perjuicio del derecho de los/las profesionales participantes en su elaboración, los/las cuales pueden oponer al derecho de acceso la reserva de sus anotaciones subjetivas.

Como CONCLUSIÓN, desde el Gabinete, entendemos como respuesta general que, si un ciudadano o ciudadana acude a su centro de Servicios Sociales solicitando su Historia Social, éste deberá facilitársela en los términos y procedimientos que el propio centro haya establecido para llevar a cabo el cumplimiento de ese derecho del ciudadano/a.

Si tienes cualquier duda, opinión o sugerencia, estaremos encantadas de leerte y responderte, siempre que sea desde la crítica constructiva.

14 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo