DAÑO MORAL Y ACOSO ESCOLAR


Lamentablemente cada vez observamos un mayor número de reclamaciones derivadas de situaciones de acoso en el ámbito escolar, de carácter psicológico o físico, que suelen tener lugar entre los propios compañeros. Por estos hechos puede exigirse responsabilidad a los Centros Educativos y a los propios profesionales de la Educación, puesto que los mismos deben desarrollar su actividad con la debida diligencia y acorde a la praxis admitida. Pongamos como ejemplo, supuestos en que existe pasividad, falta de protocolos efectivos o su inaplicación de estos, o incluso cuando puede existir cierta connivencia.

Esta responsabilidad genera el deber de indemnizar por los daños sufridos por los alumnos víctimas, que puede extenderse a sus familiares, sirva como ejemplo la sentencia del TSJ del País Vasco de 8 de Febrero de 2001, –caso Jokin–, en la que se vino a reconocer indemnización a los padres como consecuencia del suicidio de su hijo, que padecía acoso.

Estos daños, no solo comprenden los corporales (días de incapacidad, secuelas) o patrimoniales (gastos de curación, de psicólogos), sino también y muy especialmente el Daño Moral, esto es, las manifestaciones psicológicas padecidas en la esfera interna del individuo: la angustia, la zozobra, el miedo, la inquietud, la preocupación. De hecho en este caso puede integrarse en el Daño Moral la violación de los derechos fundamentales de un niño (la libertad, la integridad física, la dignidad…).

Para obtener su correcta indemnización del Daño Moral no sólo ha de acreditarse su existencia, sino que ha de concretarse y cuantificarse, partiendo de la dificultad derivada de ser un concepto de naturaleza inmaterial y de la falta de unidad de criterios. Por ello resulta importante contar con herramientas que objetiven su existencia.


Siendo el Dictamen Psicosocial la herramienta imprescindible que permitirá al Juzgador analizar aspectos tales como la afectación, el grado de intensidad, la duración, la consideración de la propia persona, la consideración de su entorno socio – familiar, las limitaciones o miedos creados.


¿Estás en una situación similar y quieres ampliar la información?


Escríbenos podemos ayudarte.

21 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo