Intoxicación alimentaria y Daño Moral


Los daños morales, son entendidos como aquellos perjuicios causados a los sentimientos de las personas, como a u honor, a su imagen o a sus afecciones legítimas, o lo que es lo mismo su vida espiritual y su calidad de vida.


Aunque se dice que es difícil objetivar su cuantificación, los trabajadores/as sociales en equipo con los psicólogos/as (no uno u otro) podemos realizar peritajes psicosociales que incluyan esta valoración del daño moral, cuantificándola de manera justificada. Contribuyendo con aportaciones científicas.


Como profesionales del Trabajo Social, estamos acostumbrados a utilizar métodos, técnicas e instrumentos propios para valorar, baremar y cuantificar los daños morales. Además debemos conocer nuestro marco teórico y normativo para fundamentar adecuadamente el Dictamen Social.


Nuestros dictámenes, están sirviendo para obtener mejores indemnizaciones que las que se establecen sin ellos, ya que en estos supuestos, las cantidades indemnizatorias se calculan al alza.


Tal y como reza en el artículo de "El País"

En ella (la sentencia), se obliga al establecimiento a devolver los 8.500 euros adelantados para la fiesta, y a no reclamar los 3.083,99 euros que faltaban por pagar. Además, mantuvo la indemnización de 1.000 euros a cada uno de los contrayentes en concepto de daño moral al frustrar sus expectativas de un enlace ideal y empañarlo para siempre.
“Es fuente de zozobra, pero igualmente de pesadumbre por el mal causado a muchos de sus seres más queridos así como de contrariedad por el modo en que va a ser evocado el día de su boda.

En este supuesto, no se hace mención a la aportación de un Dictamen Psicosocial para la determinación del daño. De haberlo hecho como Trabajadores/as Sociales, hubiéramos valorado la pérdida de la calidad de vida a partir del daño infligido.


Un dictamen psicosocial no puede estar completo, sin el aporte del Trabajo Social.



7 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo